CONFITERIA OBRADOR REAL

Desde 1959…

…la Familia Olmedo, siempre se ha caracterizado por un aprendizaje serio y constante. Generación tras generación, hemos adquirido conocimiento y formación en las mejores escuelas de alta pastelería, nacionales e internacionales. Sin duda, algo que nos hace únicos, es el hecho de conservar la tradición y receta de antaño, aportando un toque de distinción y exclusividad en nuestras elaboraciones.

Nuestras delicias se elaboran en un pequeño y prestigioso obrador artesanal situado en Estepa, en el que producimos dulzuras de bondad refinada, reconocidos con la marca de excelencia artesanal. Para el proceso de elaboración, empleamos materias primas de los más selectos orígenes, junto con un proceso de horneado de leña a fuego lento que consigue mantener el sabor de siempre. Debido al carácter artesano de los productos, nuestra producción es LIMITADA.

Del obrador a su hogar, estas elaboraciones están hechas con pasión en la incansable búsqueda de lo extraordinario. En Obrador Real nos esmeramos por seguir con la herencia de nuestros antepasados. Nos adaptamos a nuestros clientes exigentes que buscan la excelencia hecha dulce, para disfrutar aún más si cabe, de esas ocasiones tan especiales. Hemos sido capaces de mantener la cultura, tradición y artesanía para el más selecto paladar..

Nuestra Confitería Artesana, ofrece dulces como el Rosquillo al Pedro Ximénez, extraído de las uvas pasas de la Axarquía Malagueña, y de los rincones de la roma y Augusta comarca de Montilla-Moriles, mezclando tradición e historia. Las Milhojas rellenas que se nos deshacen en la boca, llenándonos el paladar con una explosión de sabores. Los Alfajores de la miel más exquisita del romero que perfuma nuestra sierra, con almendras maduradas en las laderas acariciadas por las brisas de Mediterráneo y que la naturaleza nos regala como pequeños tesoros. Delicatessen todas ellas, fruto de nuestra tradición y pasión artesana. Pasión transmitida de generación en generación, conseguida a través de la paciencia, entrega y perseverancia de los maestros confiteros, moldeando así, el carácter y la bondad de estos preciados dulces.

 

En Obrador Real hablamos de productos de siempre, puesto que la elaboración es de manera exclusiva para el deleite de un paladar que mantiene en su memoria aquellos sabores de toda la vida. Sabores y olores a canela, almendra tostada y ese inconfundible toque de ajonjolí imposible de olvidar. La elaboración exclusiva de nuestros productos conservan el cariño necesario para el saber y sabor de las cosas bien hechas. Además, están envueltos uno a uno de forma caprichosa para satisfacer con ilusión esta época tan emotiva. Este es uno de los sellos de calidad presentes en nuestros productos, dirigido a un público conocedor del buen trabajo confitero. Desde siempre conquistando los paladares más exigentes.

 

Vive las experiencias de Obrador Real

 

Confiteros desde 1959